Afganistán: cansados de la guerra, los jóvenes sólo piden paz y seguridad
30 junio 2011

Las niñas retornadas están dispuestas a aprovechar cualquier oportunidad a su alcance, Herat, Afganistán (Peter Balleis SJ/ JRS)
Desde 2006, el equipo se ha dedicado a enseñar inglés, informática, biología y física a más de 3.000 estudiantes universitarios en Herat y Bamiyán.

Roma, 30 de junio de 2011 – Aunque más de la mitad de todos los afganos están en edad escolar (representan el 68 por ciento de la población, la proporción más alta en el mundo), pocos tienen la oportunidad de ir a la escuela.

En contra de la reputación de guerra y violencia asociada al país tanto en los medios nacionales como internacionales, la mayoría de los jóvenes afganos están cansados de la actual situación y quieren una vida de "paz y seguridad".

De hecho, de los 33 millones de afganos, sólo 10.000 son rebeldes, según las cifras ofrecidas por el Ministerio del Interior. Esto significa que el 0,05 por ciento monopoliza el interés y los recursos de la comunidad internacional.

"Los niños afganos sueñan con la educación," dijo el director del JRS Afganistán, Stan Fernandes SJ.

"Nuestra misión es dar voz al otro 99.95 por ciento," dijo el P. Fernandes, "a aquellos que luchan para salir adelante y albergan en su corazón la esperanza de un mañana mejor."

Junto con la población local, "confiamos y rezamos por la paz y la estabilidad en Afganistán. Mientras tanto, seguimos nuestro viaje entre esta gente, llegando hasta los más marginados. Haciendo esto, recibimos más de los que nosotros jamás podríamos dar. Nos enriquece y abruma el afecto de aquellos que se benefician de nuestro trabajo."

"Jóvenes como nosotros liderarán el país. Vamos a reconstruirlo y a hacer realidad los sueños de la gente. Esta generación, que vivió el conflicto y el exilio, debe prepararse para dirigir su energía, entusiasmo y potencial hacia la promoción de la paz y el desarrollo en Afganistán," dijo una estudiante.

JRS, cinco años después en Afganistán

Un equipo de jesuitas indios ha estado muy activo en Afganistán desde abril de 2005, trabajando principalmente en el campo de la educación, sirviendo bajo el estandarte del JRS. Su primer proyecto fue la transformación paulatina de la Escuela Superior Técnica de Herat en una institución modélica para el oeste de Afganistán. Hoy, 600 estudiantes pueden optar por formarse en electricidad, electrónica o construcción, oficios que les garantizan un empleo.

Desde 2006, el equipo se ha dedicado a enseñar inglés, informática, biología y física a más de 3.000 estudiantes universitarios en Herat y Bamiyán. La formación intensiva de profesores de escuela superior ha sido otra de las exitosas tareas del JRS en Herat, Kabul, Bamiyán, Chagcharán y Daikundi.

Este programa trata de dotar a los maestros de una fluidez básica en inglés y ofrecerles formación práctica como educadores. Entre los 1.600 alumnos hay maestros de las escuelas públicas y privadas, y estudiantes de magisterio y de facultades de educación.

En otra iniciativa, trabajando con familias retornadas en el pueblo de Sohadat, a 35 km. de Herat, el JRS ha impulsado proyectos de medios de subsistencia, salud y formación profesional.

Allí, el JRS ha gestionado una escuela de primaria, que de los 50 que tenía, en 2009, hoy en día ya está beneficiando a más de 200 niños, y una clínica que ofrece atención primaria de salud a 250 pacientes semanales, algunos de los cuales viajan varios kilómetros desde las aldeas de los alrededores.

Aparte de apoyar los programas de medios de subsistencia, el JRS ha creado tres grupos de autoayuda para mujeres. Esto les ha ayudado a mejorar la confianza en si mismas y a asumir un papel más activo en los planes de la comunidad y en la toma de decisiones. Dos grupos han puesto en marcha tiendas de alimentación y un tercer grupo ha puesto en marcha un negocio de elaboración de jabones, contribuyendo de esta manera al desarrollo del pueblo.







Press Contact Information
James Stapleton
international.communications@jrs.net
+39 06 6897 7465