Additional information
Rezando con los refugiados en Afganistán: incluso después de la noche más oscura, habrá un nuevo día
01 agosto 2014

El secuestro de Prem ha sido una experiencia de impotencia absoluta para Prem y de gran angustia para aquellos que se preocupan profundamente por él. Su zozobra está siendo compartida por su familia, sus amigos y sus compañeros del JRS. (Servicio Jesuita a Refugiados)
Nos unimos a todos ellos con nuestras esperanzas y oraciones por el P. Alexis Prem Kumar. La bondad prevalecerá. Incluso después de la noche más oscura, habrá un nuevo día y una nueva luz.
Roma, 1 de agosto de 2014 - Han pasado dos meses desde el secuestro del P. Alexis Prem Kumar SJ, director nacional del Servicio Jesuita a Refugiados en Afganistán, a manos de un grupo de hombres armados, cuando este salía de una escuela apoyada por el JRS en Sohadat, un asentamiento gubernamental para las familias retornadas, a 35 kilómetros de la ciudad de Herat, en el oeste de Afganistán.

Estas últimas semanas han sido dolorosas para la familia de Prem, para sus hermanos jesuitas de todo el mundo y para todos nosotros en el JRS. Aunque todavía no tenemos noticias de él ni de sus captores, mantenemos viva la esperanza.

Nos reunimos a diario para procesar cualquier nueva información y tratar sobre los siguientes pasos. Todo apunta a que está vivo y sigue en Afganistán. Si bien la escuela de Sohadat permanecerá cerrada hasta que Prem sea liberado, la mayoría de nuestros programas educativos volvieron a abrir a principios de julio, confiando en que nuestros colegas afganos podrán asumir esta tarea. Seguimos comprometidos en acompañar a nuestros estudiantes afganos y a sus familias que quieren una educación de calidad; la reapertura nuestras escuelas es una clara señal de ese compromiso.

El secuestro de Prem ha sido una experiencia de impotencia absoluta para Prem y de gran angustia para aquellos que se preocupan profundamente por él. Su zozobra está siendo compartida por su familia, sus amigos y sus compañeros del JRS.

Esta situación me recuerda a Jesús orando en el Monte de los Olivos con una profunda angustia por lo que le sucedería. Rezó para que el cáliz del sufrimiento y la muerte se alejase de él, pero aceptó la voluntad del Padre. Poco después, sus captores llegaron y se lo llevaron.

Peter Balleis, director internacional del Servicio Jesuita a Refugiados

Tu reflexión
Seis hombres armados se lo llevaron en una furgoneta. ¿Dónde está ahora? No lo sabemos. ¿Cómo está? No lo sabemos. ¿Está angustiado, tiene miedo? Compartimos su desazón y su miedo. Es un momento muy oscuro de impotencia y de profunda preocupación por nuestro compañero, Prem.

El deseo de Prem era simple: hacer el bien. Él creía en la educación de los niños – de todos los niños – y se encontró con la alegría de verlos ir a la escuela de Sohadat y a otros proyectos educativos en todo Afganistán.

Ahora nos preguntamos: ¿Qué es lo que verá ahora? ¿Estará en un lugar oscuro? La oscuridad de este acto destructivo nos afecta a todos: a Prem, a los niños y a sus padres en Sohadat, y a los miembros del equipo del JRS.

Y mientras padecemos la miseria, también sentimos la bondad de tantas personas en todo el mundo. Cristianos y musulmanes amigos de Prem están orando por su bienestar y su liberación. Miembros de la comunidad de Sohadat, y especialmente los niños de la escuela Sohadat están orando con sus maestros y con los padres de familia por su liberación. Ellos quieren que su escuela se abra de nuevo; quieren un lugar donde puedan aprender y jugar a salvo.

Nos unimos a todos ellos con nuestras esperanzas y oraciones por el P. Alexis Prem Kumar. La bondad prevalecerá. Incluso después de la noche más oscura, habrá un nuevo día y una nueva luz.